La respuesta es afirmativa. Y en este post se tratarán las cuestiones más importantes respecto a la preparación.

CHARLA EN EL SALÓN RAMÓN MARTÍN MATEO, DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE

El pasado martes 18, en el salón Ramón Martín Mateo, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante, tuve el honor, junto con Miguel Ángel Robles Perea, notario de Torrevieja, de impartir una charla a los alumnos de último curso del Grado de Derecho, sobre la preparación de la oposición de Notarías y Registros en Alicante.

Comenzamos la charla explicando, en líneas generales, la figura del Notario y del Registrador, haciendo un resumen de las actuaciones que pueden realizar cada uno de estos profesionales, haciendo hincapié que su actuación se circunscribe a actos en la esfera del Derecho Privado, en donde no haya conflicto entre las partes, para centrarnos inmediatamente en la oposición.

CONSEJOS GENERALES PARA CUALQUIER OPOSICION

Cualquier oposición es dura. Lo primero que quisimos dejar claro es que la oposición no tiene nada que ver con la Universidad. En la Universidad las asignaturas duran un cuatrimestre, y el estudiante tiene una recompensa relativamente rápida a su esfuerzo. En la oposición se empieza a estudiar para un examen a varios años vista y no hay ninguna recompensa inmediata. En la Universidad el estudiante tiene compañeros y algunos ratos de ocio. En la oposición, el opositor se va a encontrar solo, pues aunque tenga compañeros de aventura solo los verá una vez por semana, y casi ningún rato de ocio, pues hay que aprovechar el máximo tiempo posible en el estudio de la oposición.

La clave de cualquier oposición es la rutina, la disciplina, el ritmo de estudio. Es importante empezar a estudiar todos los días a la misma hora, hacer las mismas pausas, y estudiar las mismas horas. Eso no quiere decir que no se pueda modificar el horario de estudio. Puede y debe hacerse en función de las necesidades de cada uno, pues el opositor debe encontrarse a sí mismo, y hacer todo lo posible para que cada día el rendimiento de su estudio sea mayor.

¡Y cuidado con las redes sociales! Una frase que acostumbro a decir es que “el opositor es antipático por naturaleza”. Con ello quiero decir que el opositor debe centrarse en la oposición y no puede querer quedar bien con todo el mundo. Si un amigo de fuera viene a verte, se le dice que no le puedes atender que tienes que estudiar (seguramente no volverá). Si alguien quiere ponerse en contacto contigo por redes sociales, lo mismo. Eso no significa que se deba renunciar a las redes sociales. Pero desde luego hay que utilizarlas con cabeza, sin que menoscabe el esfuerzo del estudio.

Por último, el apoyo de la familia y, en su caso, de la pareja, es fundamental. El apoyo significa simplemente que no molesten. Que te dejen estudiar. Que sepan el esfuerzo que estás haciendo y que te lo reconozcan haciéndote saber que están a tu lado; que tu oposición también es de ellos; que sepan aguantar tus rabietas cuando estés enfadado/a; que acepten que por delante de ellos, en esos momentos, está el estudio de la oposición, y que ya disfrutarán de tu compañía más adelante.

LAS OPOSICIONES A NOTARIAS

En particular las oposiciones a Notarias y a Registros exigen un estudio diario no inferior a 8 horas. Cuando hablamos de 8 horas nos referimos a 8 horas de estudio efectivo, no 8 horas de estar delante de los temas. Cualquier pausa o interrupción no computa en el tiempo. Indudablemente si el opositor, con el paso del tiempo, puede alcanzar 9 o 10 horas de estudio diario, es bueno que lo haga, siempre que no frustre su rendimiento, o en otras palabras, que no se queme.

Hay que estudiar 6 días a la semana y descansar 1 día. El día de descanso es “sagrado”. Eso significa que no hay que estudiar nada. Es un error intentar estudiar ese día para avanzar más rápido, porque el cuerpo y el cerebro acaba pagándolo. El día de descanso se debe pasear, hacer deporte, reunirte con los amigos, ir al cine. Tampoco es bueno dedicarlo por entero a la lectura, porque el cerebro no descansará, pero sí se puede dedicar una o dos horas a leer libros ajenos totalmente a la oposición.

COSAS QUE SE DICEN DE LA OPOSICION Y QUE NO SON CIERTAS

Una leyenda muy común de las oposiciones a Notarías es que es una oposición exclusivamente memorística. Con ello se pretende hacer creer que si te aprendes los temas como un papagayo apruebas seguro. Nada más lejos de la realidad. Puede que te sirva esa estrategia en los 2 primeros exámenes que son orales, pero desde luego, si no has comprendido lo que has estudiado, no tienes ninguna posibilidad de aprobar el tercer ejercicio, que es un dictamen de 6 horas sobre un supuesto práctico de Derecho civil común y foral, derecho mercantil, hipotecario y notarial.

Una frase que se oye muy a menudo sobre la oposición a Notarías es que solo aprueban los hijos de notarios. Esa afirmación también es una falacia. Indudablemente hay hijos de notarios y registradores que aprueban la oposición, como hay hijos de médicos que son médicos o hijos de ingenieros que son ingenieros. Pero también hay muchos hijos de notarios y registradores que no aprueban la oposición. Esta oposición es una de las más justas que hay. No importa los contactos que tengas o si eres hijo de abogado, taxista, camionero o agricultor. Si haces bien el examen aprobarás y si no suspenderás.

Como curiosidad cabe señalar que las mujeres, por Ley, no pudieron ser Notarios (ni Jueces ni Registradoras) hasta 1961, aunque hay excepciones a esta regla pues sí lo pudieron ser en la segunda república. En la actualidad la mayoría de los aprobados son mujeres. En la última oposición aprobaron 55 mujeres frente a 36 hombres.

COMPAGINAR NOTARIAS Y REGISTROS

Actualmente es más fácil compaginar las oposiciones de Notarías con las de Registros. Los programas fueron aprobados por sendas resoluciones de 19 de julio de 2015 (BOE 3 de agosto), y en ellos se unifica todo el Derecho civil en 125 temas. Anteriormente la oposición a Notarias tenía 135 temas de civil. Esa es la parte más importante que permite el cambio de oposición. Lógicamente en Registros se estudia más Derecho Hipotecario y en Notarías más Derecho Mercantil y Notarial.

Además desde 2015 se celebra cada año una oposición, es decir, un año se celebra Notarías, al año siguiente Registros y así sucesivamente. Hay que tener en cuenta que antiguamente las oposiciones a menudo se solapaban.

De todas formas creo que no es bueno compaginar ambas oposiciones a la vez desde el principio. Creo que el opositor debe centrase en la oposición que elija e intentarlo al menos 2 veces. Si no obtuviera el aprobado sería conveniente presentarse a la otra oposición ya que el temario ya se domina y no es cuestión de eternizarse en la oposición.

PREPARACION EN ALICANTE

En Alicante se puede preparar la oposición a Notarías y también a Registros, tanto los exámenes orales como los escritos. La Academia de Alicante es delegación de la Academia de Valencia. Significa eso que los temas que se reparten a los opositores son los mismos y que la preparación del dictamen, que se hace online todas las semanas, también es la misma para todos los opositores de la Comunidad Valenciana.

El coste de la Academia son 90 € al mes, y no se paga el mes de agosto. Eso significa que al año sale por 990 €, mucho menos que cualquier master de post-grado.

También existen becas, pero van a ser objeto de revisión por el Colegio Notarial por lo que no se puede avanzar nada más.

¿Y QUE PASA SI NO APRUEBO?

Es una buena pregunta. Fuera de los casos de cambiar de opositar de Notarías a Registros o viceversa no hay más oposiciones. A diferencia de lo que ocurre con los Jueces y Fiscales, que han unificado su oposición, pero que si no se alcanza a aprobar, hay otras oposiciones menores relacionadas, como Letrado de la administración de justicia, u otras de corte más administrativo, en Notarías y Registros no hay nada de eso. O se aprueba la oposición o se suspende, pero no hay oposiciones a Oficial de Notaría, copista subalterno, etc. El personal de la Notaría lo elige el notario y no es necesario que haya aprobado oposición alguna. Si bien eso es cierto, no lo es menos, que los notarios suelen dar oportunidades a los ex-opositores que no han aprobado para los puestos de oficiales de notaría.

Rafael Ferrer Molina.

Ver más publicaciones