Acuerdos sociales

Acuerdos sociales

La sociedad es, en cierto modo, como una persona: nace, actúa y muere. No sólo en el momento del nacimiento de la sociedad es importante contar con el notario; también lo es cuando la sociedad cambia su administrador, aumenta o reduce su capital, cambia de domicilio, cambia su objeto social o se disuelve. Y no sólo es importante el notario porque sin su intervención el acto no es plenamente eficaz, sino porque el Notario puede informarle de sus distintos requisitos y de su posible trascendencia fiscal.